Tormenta de verano, cuatro gotas, 
es entonces cuando Madrid no solo suena como un zumbido, 
no solo pesa en las suelas, 
no solo tiene un intenso color, 
también huele.
Carlos Osorio.