Este, llamémosle bar, o llamémosle cafetín de Malasaña, es un lujo.
Pues sí, porque es un privilegio poder escuchar recitales de poesía de alto nivel, a cargo de los mejores poetas de Madrid, y todo ello por el precio de una cerveza.
“Afuera hiela y aquí dentro no existe el tiempo” es el lema de su página de facebook.
Pero el tiempo del que hablan es el tiempo del que habla la tele, es decir, el que no sirve para nada, y aquí hay otro tiempo que me interesa mucho más, el que marca el ritmo de los versos.
Un bar abstracto, como el reflejo de su gente en el techo plateado.
Aleatorio, en calle Ruiz, 7.