En la plaza de Quintana, a la altura del nº 337 de la calle Alcalá, se halla este animado bar cuyo nombre, Docamar, es un acrónimo de su fundador: Donato Cabrera Martínez, quien lo abrió en 1963.
Tienen justa fama sus patatas bravas. Y para añadir a la pitanza algo de proteína, pongámosle una ración de oreja a la plancha.
Foto: C. Osorio