El Rincón de la Cava es uno de los mesones de la Cava de San Miguel, junto a Cuchilleros.
Al paseante le llaman la atención varios elementos arquitectónicos, empezando por la propia cueva, que es un lugar muy evocador. 
Según se sabe, estas cuevas que soportan el peso de la Plaza Mayor fueron antiguos almacenes de telas y paños que se instalaron aquí hace cuatro o cinco siglos.
En torno a 1960 se crearon en estos locales los conocidos mesones que atrajeron por igual al público autóctono y a los visitantes. Desde entonces es costumbre recalar en estas cuevas para comer tortilla española y choricito frito, beber sangría en jarra y entonar alegres cánticos regionales.
Primera sorpresa: en el local hay nada menos que dos pozos, actualmente en desuso, pero que en su día se utilizaron.

También hay dos curiosas escaleras de caracol labradas en piedra.

El elemento más llamativo es este capitel con la fecha de 1072. ¿De dónde habrá salido? Desde luego esto proviene de otro edificio en otro lugar, porque en esa fecha Madrid estaba bajo la dominación árabe y en nada nos recuerda el capitel al arte arábigo. Casi con toda seguridad lo trajeron aquí como elemento decorativo. En mi modesta opinión, los pozos son auténticos de esta casa, pero los capiteles y las escaleras de caracol proceden de alguna antigua construcción, de alguna ruina, en algún lugar de nuestro extenso país. 
¿De dónde? Nadie lo sabe. Tal vez algún día logremos saberlo.

Fotos: Carlos Osorio