Con muy poquito se logra que un edificio tenga gracia y encanto.
En este caso, con un poquito de cerámica vidriada y dejando que unos pocos ladrillos sobresalgan.
Ni es difícil ni es caro.
Pero se siguen empeñando en hacer edificios prefabricados, sin gracia ni encanto, cuando bastaría con un poquito…
La casa está en la calle Reyes, junto a la Plaza de España.
Foto: C. Osorio.