En tiempos en que se confunde lo nuevo con lo bueno, hay que reivindicar lo bueno por encima de todas las cosas, y por eso me complace recomendarte esta casa de comidas que brilla con luz propia en la zona de Chueca.

Casa Salvador, sita en Barbieri nº 12,  fue fundada en 1941 por Salvador Blázquez, un hombre afable y vital al que le gustaban muchas cosas pero sobre todo comer bien y hablar de toros.
No debía comerse muy mal cuando el propio Luis Miguel Dominguín invitó a comer a la mítica Ava Gardner.
Hemingway, gran comilón, también visitó a Salvador.
Desde 1976 regenta esta casa Pepe Blázquez, sobrino de Salvador. Pepe, formado en la cocina del club de golf de Zarauz, apuesta por la cocina familiar elevándola al nivel de la gran restauración.
Cocina española, cocina mediterránea, cocina casera, tres sinónimos de lo que hoy llamaríamos “comer bien”

¿Y qué se puede comer aquí? Pues cualquier plato de cuchara, como el potaje de cuaresma. Cualquier carne, como el rabo de toro, los callos a la madrileña, las albóndigas, cualquier pescado, como por ejemplo su famosa merluza rebozada o los buñuelos de bacalao,…Incluso en la carta podemos encontrar postres hechos con fruta, algo que ha desaparecido de las cartas de los restaurantes: ¡La fruta!

Casa Salvador está en Barbieri nº 12.