El Alcázar de Madrid, 1534. Jan Cornelisz Vermeyen. Al fondo a la izquierda, la Casa de Campo.

EL MADRID MEDIEVAL
¿Hubo en Madrid una convivencia multicultural?
En el Madrid medieval convivieron los cristianos con los mudéjares (árabes) y los judíos.
Con algún período de desencuentro por medio, esta convivencia se va a mantener hasta la expulsión de los judíos (1492) y de los moriscos (1609)
¿Cómo fue la relación de los madrileños con los reyes?
En tiempos de paz fue muy buena, y los reyes otorgaron privilegios a Madrid.
En tiempos de guerra, los madrileños tenemos tendencia a colocarnos en el bando perdedor (Eso sucedió en las guerras de los Trastamara, en la de Juana de Castilla con Isabel Iª,  en la revuelta comunera, etc. 
A los reyes, aparte de la simpatía de los madrileños, lo que más les gustaba de esta tierra era la abundancia de bosques de caza. Enrique III fue el primer rey que se entusiasmó con Madrid y se hizo un palacete para cazar en El Pardo.
¿Tiene Madrid una vocación orientalista?
La tiene. Juan Iº de castilla fue el único monarca europeo que quiso pagar el rescate de León V de Armenia, prisionero de los turcos, y le nombró Señor de Madrid.
El hijo de Juan Iª, Enrique IIIº, quiso unir las fuerzas de Castilla con las del Gran Mongol para hacer una pinza que asfixiara a los turcos, y para ello envió una embajada a cargo de Rui González de Clavijo. Por eso en Samarcanda hay un barrio llamado Madrid.
¿Cual es el producto que más se ha producido en el antiguo Madrid?
Sin duda, el vino. Será por eso que nos gusta tanto.

¿Por qué no se ha conservado el Madrid medieval?
Por varias razones, pero sobre todo porque en la capital de España el negocio principal ha sido siempre la especulación inmobiliaria. Además, en el subsuelo de Madrid no hay piedra, las casas se hacían de ladrillo y eran relativamente fáciles de derribar.
Apenas tenemos algunas muestras del Madrid medieval en las torres de varias iglesias y en las casas de los Lujanes, en la Plaza de la Villa.