El Rosado: un bar con encanto para nostálgicos de los sesenta.
Para ser nostálgico de los 60 y los 70 no hace falta haber ido de bares en aquella época, basta con haber visto la serie de T.V. de Cuéntame, o sentir afinidad por esta época.
Los universitarios de entonces tenían aquí su segunda casa.
En aquel Madrid estaba de moda el vino rosado, también llamado claro o clarete, y este bar de Moncloa es uno de los pocos que aún lo tiene por bandera.

En el rosado encontramos anuncios de bebidas que nos transportan a la época de la que hablamos.
Vemos botellas simbólicas, como las de Fundador y Soberano, y fotos del Madrid antiguo.
Para beber, cañas bien tiradas, y para picar: panchitos o pinchos de embutido o cabrales.
El Rosado, desde 1940 manteniendo vivas las esencias de los buenos bares de esquina, de los bares a los que se va a hablar con el tabernero y comentar la vida que pasa a nuestro alrededor.
No es fácil encontrarlo abierto, pero vale la pena conocerlo.
El Rosado. c/ Meléndez Valdés, 63, junto a Moncloa.
Fotos C. Osorio.