Caminando por el parque de “las siete tetas”, también conocido como “Cerro del tío Pío”, el cielo de Madrid se vuelve grande y redondo.

Desde la estación de Metro de Buenos Aires, pasando junto al Alcampo y tomando la calle de Pío Felipe, el caminante se encuentra con un parque encantador, formado por colinas redondeadas.
Estos montículos se hicieron con los escombros resultantes del derribo de las chabolas de esta zona.

Desde aquí se contempla una atractiva vista de nuestra ciudad.

Tras contemplar el atardecer, nuestro amigo Paco Gómez nos guía para conocer una fábrica de cerveza artesanal.

Bajamos por la calle Enrique Velasco, y en el nº 21 encontramos una nave industrial de tamaño mediano, donde hasta hace poco se fabricaban jabones. 

Allí mismo han montado un bar donde se pueden saborear las cervezas que fabrican. Particularmente recomendable me parece la Red-Khas, que aparece en la foto.
Un agradable final para este paseo.
Fotos: Carlos Osorio.